Novedades

¿Nuestra carne blanca? ¡La del cerdo!

El cerdo está considerado como carne blanca. ’Nuestra carne blanca’, de hecho. Por su versatilidad y delicioso sabor, ya sea en forma de jamones y embutidos o en productos cocidos como el jamón y el lacón, el cerdo influye radicalmente en la cultura gastronómica española. Pero, ¿por qué se le categoriza como una carne que proviene de las aves de corral?

Su bajo contenido en grasa saturadas, a diferencia de las rojas, es más saludable para nuestro organismo. La carne de cerdo aporte ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, principalmente, con un efecto cardioprotector. El nivel de colesterol, es similar a la carne de ave (sin contar los despojos y vísceras). Por lo que a nivel nutricional, la calidad y cantidad de las grasas que esta contiene es infinitamente más beneficioso que el de las rojas, a diferencia de lo que muchos podríais creer.

Otra carne blanca es el cordero, siempre y cuando el animal es joven (cordero pascual y ovino mayor). Aunque según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la de porcino la que goza de este estatus y no el cordero. ¿Cómo la podemos encontrar? Entre las partes más destacadas del cerdo, el canal es aquel que cumple con mayor precisión su clasificación de carne blanca. Pero no la única.

Entrad en la web de ‘Nuestra Carne Blanca’, a cargo de Interpoc (Interprofesional Porcino de Capa Blanca), y encontraréis una gran cantidad de recursos informativos entorno al animal: los beneficios (colesterol, diabetes, deportistas, control y reducción de peso), sus propiedades nutricionales, un listado de recetas a elaborar con distintos cortes del animal y, además, una serie de consejos saludables para cocinar la carne favorita de Pleguezuelos. ¿Nuestra carne blanca? ¡La del cerdo!

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.